V.P Tecnología

Publicado en Diseño de Redes

Complejidad de la Red

Jueves, 14 Mayo 2015 16:40 Escrito por 

La complejidad de la red juega un rol muy importante durante la etapa de diseño, por lo que cada administrador de red trata de encontrar una propuesta que se ubique en un punto aceptable entre lo simple y lo complejo.

Probablemente habrás escuchado la frase: mantenlo simple. Al tener una red de diseño simple se trata de obtener una topologia que presente un conjunto reducido de problemas además de ser fácil de administrar

Usualmente, los administradores no se sienten a gusto agregando elementos que puedan enredar a la red, por lo que existe una posición generalizada acerca de que la complejidad en las redes es mala. Sin embargo, esto no es del todo cierto.

Si queremos una red robusta, necesitaremos algún grado de complejidad. Una red robusta o resiliente debe disponer de algunas cualidades como ser: escalable, confiable, eficiente, modular, evolucionada entre otras. Éstos aspectos, usualmente son utilizados para identificar a una "buena" red, y esto implica, en la mayoría de los casos, tener que agregar dispositivos, protocolos o configuraciones que aumentan la complejidad de la red.

Sin embargo se presenta una paradoja: al agregar complejidad a la red tambien se proporciona algo de fragilidad. Por ejemplo, Internet que aun cuando es tolerante a la falla de un simple componente, tambien resulta frágil a un ataque intencionado. Así, un sistema puede tener una propiedad que es robusta a una serie de perturbaciones pero es frágil a otras, por lo que es necesario saber en qué punto, al agregar tecnologías, configuraciones a una red empezamos a hacerla más frágil. Los elementos que integran una red agregan complejidad, pero también fragilidad. Ahora, necesitamos identificar cómo es una red compleja.

¿Qué caracteríza a una red compleja?
 
En términos generales, podemos decir que muchas redes complejas:
 
  • Integran múltiples protocolos y características.
  • Son impredecibles, un cambio local puede tener un efecto no esperado en la red entera.
  • Son frágiles, al cambiar un componente podemos afectar al sistema completo.
  • Requieren un personal con experticia para su gestión.
Sin embargo, esta caracterización no nos ayuda en nada al momento de "medir" la complejidad con la intención de evaluar su suficiencia.
 

Pero cuáles son estos elementos que podrían integrar una red?

Las redes estan integradas por elementos físicos (dispositivos, ios, configuraciones, etc), sistemas de gestión (hardware, software y personal para la gestión de redes) y el operador (como noción abstracta que está integrado por el conocimiento requerido para operar la red). Cada uno de estos componentes presentan  y agregan cierto grado de complejidad a la red como sistema en su totalidad.
 

Pero, cómo podemos representar la complejidad en una red.

Michael Behringer propone que la complejidad de la red puede ser representada a través de una figura geométrica si utilizamos, como vectores, los componentes que integran una red: los elementos físicos, los sistemas de gestión y el factor humano. Utilizando éstos elementos podemos representar la complejidad de una red como un cubo, así, el volumen del cubo obtenido al integrar las mediciones de cada uno de estos aspectos se convierte en una representación gráfica de la complejidad de una red.

Un caso interesante se presenta con las redes de las grandes empresas y proveedores de servicio. Al intentar disminuir la dependencia del factor humano, con el uso de sistemas de gestión sofisticados. Los  sistemas de gestión de redes ofrecen una forma interesante de visualizar la gestión de la red como una entidad completa. Sin embargo, usualmente el enfoque de gestión de una red se hace desde los elementos que la integran.

En una oportundad alguien dijo: no configuramos redes, configuramos routers, por lo que estos dispositivos deben ser abordados de manera independiente para que interactúen coherentemente como una sola red. Desafortunadamente, con cierta frecuencia nos encontramos con efectos no deseados tales como tormentas de broadcast, hoyos en el enrutamiento, etc. que nos quitan el sueño y afectan el funcionamiento de la red. Los sistemas de gestión reducen este tipo de situaciones.

En conclusión, al momento de pensar en implementar una red debemos considerar diversos aspectos (costos, desempeño, complejidad de la configuración, seguridad, escalabilidad, etc.) los cuales deben ser evaluados en su justa medida según cada situación. El resultado inevitablemente añadirá cierta complejidad a la red la cual debe ser mantenida en su justa medida.

Aqui tiene la nota original de Orhan Ergun: Network Complexity

Modificado por última vez en Jueves, 21 Mayo 2015 12:54
Visto 1029 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Etiquetado como

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.